El Cuidado Del Caballo En Primavera Y Verano (Spring And Summer Horse Care)

You are here

El año pasado la “Humane Society of Utah”, investigó 91 quejas acerca de caballos que no se les proporcionaba agua o alimentos necesarios o sin la debida atención médica para tratarlos en la enfermedad o lesión. Los meses más cálidos ya están aquí y es de vital importancia para los propietarios de los caballos proveer un programa de cuidado de calidad.

La población de caballos en Utah se estima entre 120,000 a 135,00 animales. En términos monetarios, los caballos valen más en el estado en comparación con las ovejas, cerdos y pavos; ya están compitiendo contra nuestra industria de productos lácteos. Negocios relacionados incluyen: venta de caballos, fabricación de remolques y cercas, entrenamiento para caballos y/o jinetes, carreras de caballos, establos y estancias, contratistas de las instalaciones para caballos, empresas de alimentación, herradores, ropa, espectáculos ecuestres, etc.

Los pastos, establos y corrales deben mantenerse limpios, incluyendo la eliminación de estiércol, tablones, clavos, alambre flojos y maquinaria que puede causar lesiones o aumentar los niveles de parásitos. Realice inspecciones frecuentes de todo el cercado y repare de inmediato el daño. Inspeccione la pista, los remolques antes de utilizarlos, asegurarse que estén en buenas condiciones; del mismo modo, los pisos del remolque, llantas, cables, cerraduras y bisagras.

Si el animal(s) es (son) embarcado en un establo, realizar inspecciones frecuentes para asegurar que las instalaciones estén bien mantenidas y atendidas. Esté atento a los riesgos de incendio, tales como el almacenamiento de líquidos inflamables, cableado masticado, sobrecargado o desgastado; acumulaciones de basura o material de cama, falta de extintores, aspersores o sistemas de alarma contra incendios y la falta de pararrayos estructurales.

Los caballos deben entrar en la primavera y el verano en buena condición física (masa corporal o “la carne”). Sus costillas no se deben ver, pero se deben sentir con la presión ligera de la mano.

Se necesita un programa regular de desparasitación, herraje y dental para mantener una buena salud. Mantenga las vacunas actuales, especialmente la del tétanos. Consulte a su veterinario para las recomendaciones sobre las vacunas necesarias en su área del estado.

Caballos de establo o acorralados se deben desparasitar cada dos meses, mientras que los de pastoreo cada tres meses. Los dientes del equino requieren una atención anual, para determinar si se necesitan quitar los excesos, por medio de la “palpación”. Los exámenes veterinarios regulares son parte de un propietario humano y responsible.

Los caballos de establo deben examinarse las patas y asearlas todos los días. Los cascos deben recortarse cada ocho a diez semanas. La atención de un herrador profesional ayuda a prevenir problemas y asegurará que las pezuñas de los animales se recortan en el ángulo correcto.

El clima cálido requiere menos energía que en invierno, lo que resulta en la necesidad de disminuir ligeramente los niveles de nutrición, a menos que se esté trabajando al animal. Mantenga el peso del caballo para que no llegue al sobrepeso, ya que las grasas del cuerpo mantienen la temperatura y da como resultado un calor corporal excesivo. El áseo regular y el ejercicio son necesarios para un animal sano.

Los caballos requieren de un mínimo de 1.5 a 2.0 lb de heno limpio y de calidad diarios por cada 100 lb de peso corporal. Para mejores resultados, alimente al animal en pequeñas cantidades en un horario regular. Alimentarlo con una elevación alejado del suelo, vigile a los caballos más dominantes. Algún cambio en la alimentación se debe realizar poco a poco, en un período de 3 a 5 días, para permitir que el sistema digestivo del animal se ajuste. Un cambio drástico en la dieta resultará en “cólico” o la muerte.

Un caballo de 1,000 lb requiere de 8 a 12 galones de agua por día o puede desarrollar el cólico de impactación, que es un severo estreñimiento. Idealmente, un caballo debe tener acceso libre al agua, sal o bloques minerales, para reemplazar la pérdida de esto debido al sudor excesivo. Los contenedores de agua se deben limpiar y tallar por lo menos una vez por semana.

Un caballo de buena carne no necesita ref ugio, pero una buena protección contra el viento permite que el animal se proteja del viento directo, la luz solar y el mal tiempo. Un pasto con árboles es ideal, ya que proporciona sombra, al tiempo que permite el movimiento libre del aire.

Un buen refugio es un lugar seco y sin corrientes de aire, bien techada, de tres lados, con una vertiente orientada de sur a este, con 60 a 80 metros cuadrados por cada caballo. La abertura debe ser 11 a 12 'de alto, con una pared trasera mínima de 9 pies de alto. Un alero de 4-6 'ayuda a evitar que la lluvia y el granizo entren en el interior. La vivienda debe tener camas y estar bien drenada, el suelo debe ser más alto que el circundante.

Los animales de pastoreo y su ambiente se deben inspeccionar por lo menos 3 veces por semana.

Los caballos de establo o en corrales se deben verificar, por lo menos, una vez a la semana, de preferencia varias veces.

Investigations