El Cuidado del Caballo en el Invierno (Winter Horse Care)

You are here

El invierno pasado la "Humane Society of Utah", investigó 57 denuncias de caballos sin una alimentación adecuada, agua y refugio. El invierno ya llegó, es vital para los propietarios de caballos ofrecer un programa de cuidado de calidad.

Pastos, establos y corrales deben mantenerse limpios, esto incluye retirar placas, clavos, alambre flojos o cuerdas y máquinaria que puedan provocar lesiones.

Los caballos deben recibir el invierno en sus mejores condiciones físicas del año (masa corporal o "buenas carnes"), sus costillas no se deben notar, pero se pueden sentir con la presión ligera de la mano.

Un programa regular de desparasitación, cuidado de las pezuñas y dientes es esencial para una buena salud. Mantenga las vacunas al corriente, en especial la del tétanos. Los caballos en establos o corrales, se tienen que desparasitar cada dos meses, mientras que los de pastoreo cada tres meses. Es altamente recomendable que el veterinario los examine con regularidad.

A los caballos de pastoreo se les debe quitar las herraduras en el invierno, mientras que a los caballos de establo se les deben de examinar las pezuñas diariamente y recortarlas cada ocho a diez semanas.

El clima más frío requiere mayor energía, lo que resulta en la necesidad de aumentar el alimento. Los caballos necesitan un mínimo de 1.5 -2.0 libras de heno de calidad al dí a por cada 100 lb de peso corporal. Para obtener mejores resultados, alimentarlos con frequencia con un horario regular por día y en pequeñas cantidades. Poner el alimento elevado, lejos del suelo y hay que tener cuidado con los caballos dominantes al momento de comer.

La nieve no proporciona el agua adecuada, al ingerirla les quita calor corporal a los caballos. Uno que pese 1,000 lb necesita de 8 a 12 galones de agua por día, o puede llegar a desarrollar el cólico de impactación, el cual es una forma grave de estreñimiento.

Un caballo de buena carne, con un abrigo grueso de invierno puede soportar un montón de aire y frío en calma, pero el viento levanta el pelaje y permite que el calor escape por su piel. Si un refugio cerrado no está disponible, una buena protección contra el viento permite que el animal se cubra del flujo directo del viento.

Un buen refugio debe estar seco, sin corrientes de aire, bien techado, con tres lados, la vertiente orientada de sur a oeste, con 60 a 80 mts cuadrados por cada caballo. La abertura debe ser de 11 a 12' de alto, con un pared trasera de 9 pies com o mínimo de alto. Un alero de 4-6 'ayuda a evitar que la lluvia y la nieve se metan en el interior. La vivienda debe estar bien drenada y con camas. El suelo debe ser más alto que el suelo circundante.

Los animales de pastoreo y su entorno deben ser inspeccionados por lo menos 3 veces a la semana. Los caballos que se encuentran en establos o acorralados deben ser inspeccionados al menos una vez al día, preferiblemente varias veces.

PDF to print

Investigations