El Cuidado De Los Cascos En Los Equinos (Equine Hoof Care)

You are here

La forma y salud de los cascos de cualquier equino (caballo, mula y burro), son componentes críticos para su cuidado. Esta rutina debe incluir, la limpieza, ajuste, corrección de pequeñas imperfecciones, tratamiento para lesiones y enfermedades en las pezuñas. Se dice que los árabes creen, "Sin pies, no hay caballos", esto resume la importancia del cuidado de cascos para un mejor rendimiento del animal. La cojera en los equinos es la mayor causa de una incapacidad permanente.

Históricamente, los caballos salvajes corrían a través de su entorno y sus pezuñas se adaptaron a cualquier terreno, al cual viajaban y fueron usados de forma natural a medida que recorrían los diferrentes paisajes. Desafortunadamente, los equinos domesticados, son confinados en lugares no naturales, como corrales, potreros y campos cercados donde la superficie no provee una forma natural para las pezuñas de los animales. Dichas áreas pueden contener rocas afiladas, clavos, piezas pequeñas de metal, alambres,etc, los cuales pueden perforar los cascos y ocasionar lesiones e infecciones.

Las pezuñas son algo similar a las uñas de los seres humanos, necesitan ser recortados o su crecimiento se puede debilitar, crecer desigual permitiendo que se separen, quiebren o desportillen en piezas grandes. Esto puede causar cojera, problemas de equilibrio, disminuir la zancada del animal, la comodidad y el rendimiento o provocar daños permanentes en la estructura del casco.

Las pezuñas crecen a un ritmo de un cuarto de pulgada por mes y se deben ajustar regularmente (cada seis a ocho semanas ) para mantener unos cascos sanos, prevenir superficies irregulares y que se quiebren. La parte inferior de la pata debe estar nivelada, las paredes interiores y exteriores del casco deben tener la misma longitud. Idealmente, las pinzas y metatarsos deben ser de tres pulgadas de largo, las cuartas partes de dos pulgadas de largo y el talón de una pulgada. El ángulo de la pared del casco debe ser de aproximadamente el mismo que se forma por el hombro y la cuartilla, por lo general, cuarenta y cinco hasta cincuenta y cinco grados, aunque esto variará con cada animal y su uso. El objetivo es que el ángulo de la línea del talón con el ángulo de la pared/pata delantera, resulte en un casco bien proporcionado, el cual reduce la tensión de sus patas y tendones. Con un ángulo incorrecto en la pezuña, peor serán las consecuencias. El recorte puede ser realizado por un experto o un herrador.

Recuerde que la dieta del animal y la nutrición tiene un impacto directo en el crecimiento y desarrollo de su casco. Los animales que no reciben una nutrición de calidad se reduce el crecimiento del casco. Los que tienen muy poca proteína también tendrán cascos de mala calidad que tienden a quebrarse.

Hay una serie de cosas que un propietario de equinos o custodio pueden hacer para asegurar una buena salud de las pezuñas. Utilice una herramienta especializada, llamada 'limpiacascos' para retirar con regularidad los desechos que pueden ser alojado en la parte inferior de cada pezuña, entre la parte carnosa llamada "la ranilla' y la pared interior. Retire desde el talón hacia la lumbre, esto elimina el estiércol y permite ver si hay moretones, grietas, abscesos, perforaciones, objetos incrustados o alguna enfermedad.

Compruebe si hay clavos que salen de la herradura (remaches), si estan mal ajustados, sueltos o algún otro problema.

Utilice el “limpiacascos” para remover cualquier material que se menciona arriba, alrededor de "la ranilla" y al interior del casco, despues utilize un cepillo de cerdas duras para limpiar la superficie de la suela. Tenga en cuenta, de que los caballos cambian de piel llamada “la ranilla”, varias veces por año.

Si cabalgas o trabajas al caballo, es muy probable que quieras que tenga una herradura que le quede bien para protegerlo de un daño. Un buen herrador puede recortar la pezuña en el ángulo y forma apropiado, ajustar del tipo correcto de herradura a las patas del animal, dependiendo del tipo de trabajo que realice, así como las superficies y condiciones ambientales existentes.

Ejercicio regular, al paso o al trote, en superficies seguras aumentará la circulación de sangre a los cascos y fomentará un crecimiento saludable. Permitiendo que el equino, no se encuentre de pie constantemente en el barro, abono y condiciones de suciedad que puedan crear un entorno para una infección bacteriana o debilitar la estructura del casco.

Si necesita ayuda con el cuidado de los cascos de su animal, asegúrese de que utiliza un herrador de renombre. Pregunte a otros propietarios de caballos, veterinarios y en las instalaciones, sobre que utilizaron y qué tan satisfechos estaban con sus trabajos anteriores. También, si su herrador está certificado por la AFA ("American Farriers Asociation", por sus siglas en inglés). Las certificaciones demuestran que el individuo ha pasado exámenes escritos y relacionados con el área veterinaria, así como en los exámenes prácticos.

Cuando usted haga una cita para un trabajo en las cascos, asegúrese que el animal se ecuentre de inmediato en el lugar. Limpie las patas y la base antes de que el herrador llegue, así el animal será más fácil de manipular. Durante este trabajo, la zona debe estar limpia, libre de escombros o de equipo peligroso el cual pueda lastimar al caballo u otros. Evite interrupciones, de niños, perros, gatos u otros animales de granja, así como de máquinas o vehículos que puedan asustar al animal mientras se trabaja con él.

PDF to print

Investigations