Como Evitar Lesiones Por Animales

You are here

(Avoiding Injuries From Animals)

 

Las lesiones causadas por animales son muy frecuentes, por acciones inadecuadas de los propietarios, niños, vecinos o transeúntes. Muchas de estas podrían haberse evitado si las personas fueran más conscientes del comportamiento animal. La "Humane Society of Utah", ha recopilado la siguiente información para educar a sus clientes, de como evitar el estrés de una cuarentena o ser destruidos por la agencia de control de animales, después de un incidente.

 

Las razas como el Pastor Alemán, Chow Chow, Poodle, Fox Terrier, Airedale Terrier y el Pekinésp así como las cruzas de cada una de estas, tienen el récord más elevado de morder a otros. Los menos propensos para esto, son el Golden Retriever, Labrador Retriever, el Pastor Shetland, el Pastor Inglés, Welsh Terrier, Yorkshire Terrier, Beagle, Dálmata y el Perdiguero. Esto varía con cada individuo dentro de una raza y puede servir solo como una guía general.

 

Hay pocos animales violentos o peligrosos, cuando estos atacan por lo regular es por una razón. Por ejemplo, si entras en lo que ellos consideran su propiedad, la protejerán. Algunas razas caninas son mas territoriales que otras: machos sin castrar y hembras con crias pueden ser mas protectores que otros. Los caninos tienden a proteger a su “manada”, (su familia humana u otros animales en la propiedad).

 

Los perros son básicamente territoriales, se vuelven mas protectores mientras el área de la propiedad sea mayor y así protejerla de los forasteros. El área puede ser el largo de su cadena o un patio enterop también podría ser un lugar no delimitado, el cual el animal lo marca con la orina o excremento. Cualquier persona o animal, que entre al lugar puede convertirse “en el blanco”, si el animal se asusta o es agresivo.

 

Ademas, los animales tienen un área conocida como “zona de ataque”, esto cuando el animal se encuentra en una situación de estrésp se pone en alerta a esperar hasta que el intruso entre a al lugar. El animal decidirá si ataca o corre, si se encuentra en un lugar pequeño y encadenado, se tornará violento. Es por eso que muchas de las mordeduras ocurren de perros encadenados, confinados y acorralados en zonas pequeñas.

 

Otras situaciones peligrosas incluyen dormir y comer animales, perras y gatas con sus crías, jaurías de perros que persiguen a una hembra "en celo", el apareamiento o peleas entre ellos, animales heridos o atrapados, y los que son sorprendidos o se sienten asustados. En cada uno de estos casos el animal puede actuar agresivamente.

 

Otro problema común es el "perro temeroso", es el que vive una vida con miedo constante debido a los malos tratos. Se pueden mostrar físicamente agresivos y sumisos al mismo tiempo. Se les eriza la piel, la cola la meten entre sus patas, las orejas por lo general están hacia atrás y aplanadas, pueden verse sus facciones faciales de agresión o sumisión.

 

Hay varias categorias en las cuales, el animal puede comportarse como una amenaza para visitantes desconocidos, por ejemplo: un perro con un historal de abuso que aprendió a contraatacar cuando se siente amenazado, un felino que no es bien manipulado por un menor sin la supervisión de los padres, un canino el cual lo han pateado y reacciona rápido para dañar a su agresor, el gato salvaje quien es alimentado por los vecinos, pero que no permite el contacto físico, el perrito que se siente inseguro de lo que es más grande que él y el animal temeroso.

 

El estrés o amenazas a un animal puede ser real o imaginario. El hecho de que una persona se encuentre en su territorio puede generar agresividad. Desde el punto de vista del animal, usted es mas alto, asi que es una amenaza. Si se mueve rápido, este no ve lo que está ocurriendo y puede perseguir o atacar por institnto al blanco móvil. El contacto directo a los ojos, los ruidos fuertes, o imitar un ladrido, en una zona en la que está bloqueando la ruta de escape pueden desencadenar una acción agresiva.

Antes de entrar en el patio de alguien, asegúrese si hay un animal presente. Hable, grite, silbe, o cante para anunciarse, esto atraerá al perro a la puerta de entrada. Por el contrario, un gato puede abandonar la zona o trasladarse a un lugar más seguro. Si aparece un animal, tenga en cuenta su capacidad para desplazarse por el patio en relación con la trayectoria deseada a la casa. También, tenga en cuenta la disposición de los animales y las posibles rutas de evacuación en caso de problemas.

 

Tanto el perro y el gato por lo general anuncian sus intenciones. El animal puede gruñir, silbar o enseñar sus dientes. Esta "pantalla" la utilizan para verse de mayor tamaño, elevan los hombros, cabeza y cola, erizan su pelaje, arquean el cuello y extiende sus cuatro patas de forma rígida. La agresión la demuestran con las orejas erguidas, gruñendo y con el pelo erizado.

 

Si un animal no llega a la puerta o cerca, observe posibles áreas de descanso o escondites antes de entrar. Revise debajo de los vehículos, arbustos y alrededor de los pórticos. Si ve una cuerda, cadena o correa en un patio, asegúrese de que el perro está bien sujetado. Busque señales de que un perro o un gato pueden estar presentes, como una caseta o refugio, contenedores para el agua y la comida, excremento, marcas de arañazos o mordidas en puertas, vallas y portales.

 

Si se enfrentan, recuerde, "Relájese y transmita tranquilidad, no grite ni reprima. Hable con toda calma, si es posible, con cautela. Si piensa que puede salirse con la suya, trate de hablar con el animal con confianza, diga "¡No!" o "¡Siéntate!"

 

Haga frente al animal, no lo mire directamente a los ojos, ya que podría ser interpretado como un desafío. No le des la espalda, la mayoría de los caninos toman esta oportunidad para atacar una pierna o el talón. Retrocede poco a poco y tratar de abandonar su territorio.

 

No meta la mano con los dedos extendidos, puede que no regresen los diez dedos. No acercarse directamente sobre la cabeza o alrededor de su rostro, y no se agache sobre el animal, ya que estos son vistos como un lenguaje corporal agresivo.

 

Si decide hacerse amigo de un animal no-agresivo, pongase en cuclillas a su nivel y deje que el vengan hacia ti. Hable en un tono elevado, feliz, y suave. No camine entre el animal y su amo, o entre otros animales en la propiedad. Evite movimientos bruscos, especialmente alrededor del dueño.

 

Nunca se burle, grite, pegue, agarre o corra con los animales. No arroje objetos o amenace el bienestar de este. Una mano alzada puede ser visto como una amenaza, ya que muchos perros y gatos han sido disciplinados de forma incorrecta con la manos o periódico enrollado.

 

Evite saltar sobre las cercas de un patio a otro, ya que esto puede asustar a un animal e iniciar un ataque, pero de otro modo sería una mascota amigable. No demuestre miedo y nunca asuma que un perro o gato no muerden, mantenga al animal en su campo de visión.

 

Una vez en el patio, si el animal cambia de opinión y decide morder, utilize cualquier cosa que lleve y lo pueda usar como un escudo entre el animal y ustedp esto es particularmente efectivo con los perros y gatos más pequeños. De igual manera, uno más grande saca su agresión en el objeto y no en tu cuerpo.

 

A menudo, el uso de un comportamiento inusual puede confundir al animal, antes de que puedas salir del patio y dirigirte a un lugar seguro. Esto podría incluir meter tu gorra en la boca, ladrarle al perro, cantar u otro tipo de acción.

 

Si el animal está cerca de usted, sin una zona segura y accesible de inmediatop manténgase quieto y rígido, permita que el perro huela su ropa y a usted. Mantenga sus dedos enrollados en la mano. El perro puede alejarse en unos pocos minutos y perder interés cuando se elimina la amenaza. Manténgase así hasta que pueda obtener la ayuda del dueño de la casa o los transeúntes. Nunca de la vuelta y empieze a correr, usted no puede ser mas veloz que el animal y va a exponer su lado más débil.

 

Si una mordida parece factible, ofrezca al animal un objeto que no sea una parte del cuerpo. Si no hay algo más, darle su antebrazo en lugar de un área más vital como, la mano, rostro, cabeza o el tronco. Lanze un abrigo u otro elemento de tela, el cual puede cegar al perro y así, usted pueda escapar. Manténgase fuera del piso, donde usted se quedaría indefensa.

 

Después de un episodio agresivo o de una "mordida", asegúrese de obtener una buena descripción del animal y notifique a la agencia de control de animales local o del orden público. Esto, les permite identificar al animal y a su dueño, para darle seguimiento a la investigación. También, para determinar el estado de las vacunas contra la rabia y para perseguir posibles acciones judiciales, contra el propietario, si la atención o el abuso indebido se ha llevado a cabo.

 

Reglas para los niños

No acercarse a los animales desconocidos sin autorizacion de su dueño.

Si un propietario da permiso para acercarse a su mascota:

  • No corra hacia la mascota.
  • No gritar.
  • No abrazar, agarrar, tirar, o golpear a la mascota.
  • Acercarse lentamente y en silencio.
  • Deje que la mascota huela su mano antes de tocarlo.
  • Toque al animal de forma suave y bajo su barbilla o el pecho.

 

No tocar cualquier animal doméstico que gruñe o se aleja corriendo.

No jugar brusco.

No tocar los animales a través de cercas, ventanas de coche, jaulas o cuando está atado.

No trate de quitarle la comida, juguetes o huesos.

No asustar al animal, especialmente cuando está dormido.

Si una mascota desconocida se acerca a ti:

  • No des tu espalda y empiezes a correr.
  • No gritar.
  • No mirarlo directamente.
  • Detener el paso y quedarse quieto.
  • Ver al animal por el rabillo del ojo.
  • Aléjese lentamente después de un minuto o dos.

 

Investigations