¡Heno, aquí!

You are here

(Hay There!)

 

Problemas por considerar al momento de alimentar a los caballos Cuando la "Humane Society of Utah", investiga reportes sobre caballos en mal estado “desnutridos o en las carnes", es muy común encontrarlos así, aunque el propietario tenga heno en el lugar. La cantidad, el tipo o la calidad del heno, tiene un impacto muy grande en los niveles de nutrición y el porcentaje de masa corporal en el equino. Si éstos reciben la cantidad adecuada diaria, pero la calidad no es buena, ellos suf ren las consecuencias. Los adultos necesitan por lo menos de 1.5 a dos libras de heno de buena calidad, por cada 100 libras de peso, quiere decir que, un caballo con un peso de 1,000 libras, requiere unas 15 a 20 lb de heno de buena calidad.

 

Los tipos comunes de follaje en Utah, incluyen: alfalfa, heno de hierba, timothy, heno de prado y de avena. Puede ser una idea inteligente, mezclar los diferentes tipos de heno de calidad, para aumentar la probabilidad de que los animales obtengan un suministro adecuado de nutrientes.

 

Compre heno que esté de un color verde vibrante, con un olor dulce, tiene que estar seco y limpio. Esto incrementa la probabilidad de que contenga altas cantidades de vitamina A y D. Elija heno de buena calidad, aunque el precio es un factor importante.

 

Evite alimentarlos con heno que se encuentre en el suelo, si es posible, alimentarlos dos veces al día con un intervalo de 12 horas, para permitir al animal una forma mas eficiente de racionar la comida. El heno que no se consume, debe ser removido y hay que inspeccionar su deterioro.

 

Un artículo de J'Wayne Mcarthur del 6 de Septiembre de 1984 en el "Utah Farmer- Stockman", aconseja buscar la frondosidad del heno en la paca. Debe tener más del 25% en hojas para que se pueda considerar adecuado para una alimentación del caballo. El artículo continúa en informar que el heno se daña por la lluvia, luce blanqueado y contendrá menos energía digestible, las hojas se secan y lucen un color más marrón. Contará con un olor a tabaco, ya que las hojas se quebraron y se empiezan a hacer polvo. La vitamina A o caroteno, se pierde muy rápido cuando el cultivo se utiliza para heno y se guarda en un almacén. La alfalfa tendrá hasta un 100% más caroteno que otros henos presentados en la misma calidad. El heno dañado por las lluvias puede contener poca vitamina A y puede contener mucho polvo y moho. El heno mohoso contiene toxinas que son peligrosas para el animal, causando tos, respiración sibilante, incluso "líneas de oleaje" por la tos constante. El artículo aconseja: "Si usted no puede comprar un buen heno, venda su caballo".

 

Un folleto, EC 385 por J'Wayne McArthur y Paul V. Fonnesbeck, llamado "Practical Horse Feeding (F)eed, (D)on't (F)atten", para el Servicio de Extensión Cooperativa de la Universidad Estatal de Utah en Logan, menciona: "La etapa en la que forraje verde se corta o come directo del suelo, tiene un impacto directo en el valor que se le dará. Los que se tardan en cortar no tienen los mismos nutrientes y son bajos en proteína ... La edad de la paja, se considera desde que se cosecha. Cuanto mayor sea el tiempo de almacenaje del heno, menor es en caroteno o pro-vitamina A ... siempre retire el moho de cualquier heno que se utilice como alimento. "

 

El artículo continúa: "Una paca de heno puede pesar entre 40 a 100 libras dependiendo de la variedad, condición y sequedad... Saber el peso aproximado y edad de cada animal, ayuda para alimentar a los caballos en proporción con su tamaño, peso, condición y necesidades nutricionales. Dar alimento a cada caballo de manera individual, cuando sea posible, para asegurar la ingesta adecuada... Alimente con heno ... en contenedores limpios ... Nunca dar heno con moho, húmedo, con polvo o congelado ... Si su caballo muestra signos de pérdida de peso, se pueden ver las costillas, el estómago, crín gruesap una alimentación adicional o de mayor calidad deben ser proporcionados. Si el animal no empieza a recuperarse, debe llamar al veterinario".

 

Un artículo titulado "Fact or Fiction in Horse Nutrition", por la Dra. Ginger A. Rich, del Departamento de Ciencia Animal de la Universidad Estatal de Colorado, afirma: "... [G]ranos y heno varían ampliamente en sus densidades y contenido de nutrientes ... la cantidad de alimento que necesita el caballo puede ser más estrechamente calculada a partir de su peso y no el volúmen de alimento. Para determinar el volúmen correcto se debe pesar varias pacas de heno para encontrar un peso medio..."

 

Alimentar con una dieta basada sólo en granos y heno, deriva en una deficiencia de calcio. El heno de alfalfa puede proveer más calcio que el heno de hierba y una buena calidad de alfalfa y granos pueden proveer todo el calcio requerido en la dietap pero puede ser deficiente de fósforo. Sería prudente que se analicen las raciones de calcio y fósforo en tu caballo y después realizar los ajustes necesarios. Un artículo de J'Wayne McArthur del 05 de noviembre de 1987, "Utah Farmer-Stockman" aconseja alimentar a los caballos jóvenes con dos tipos de heno: de alfalfa por la mañana y de heno de hierba de buena calidad por la noche.

 

La sobrealimentación de los caballos en Utah, puede ser un problema más común que la poca alimentación . En los caballos jóvenes puede causar trastornos en el esqueleto. En los caballos maduros puede aumentar la incidencia de efectos de una alimentación excesivap también, puede reducir la fertilidad y aumentar las dificultades para el parto en las yeguas.

 

Cuando los caballos envejecen, su capacidad para alimentarse y los requerimientos alimenticios cambian. Como se afirma en un artículo, "La edad del caballo determina la ración de la alimentación". El 4 de abril de 1987 en el "Quarter Horse Journal" menciona: "El objetivo a lo largo del período en el crecimiento de un caballo, es mantenerlo en una condición corporal moderada... Y requiere las proporciones adecuadas de energía de proteína, calcio y fósforo..."

 

El artículo continúa en recomendar las siguientes raciones para caballos más jóvenes:

  • potros lactantes: 1.5 de alimento por cada 100 libras de peso corporal.
  • potros destetados: 1.5 a dos libras de concentrado por cada 100 libras de peso corporal (además de heno en 0.75 a una libra por 100 libras de peso corporal).
  • potros de un año: 1.5 a 1.75 libras de concentrado por cada 100 libras de peso corporal (además de heno en 0.75 a una libra por 100 libras de peso corporal).

Así que recuerde: examinar, seleccionar y adquirir el heno cuidadosamente. Guárdelo donde pueda permanecer limpio y seco hasta que se utilize como alimento. El heno limpio y su calidad van de la mano para asegurar la salud de un caballo.

 

 

Investigations